29 mayo, 2017


 

Neuromarketing: el camino directo a la mente del consumidor

La publicidad ligada al neuromarketing es una forma especializada de hacer investigación de mercados para conocer el comportamiento de los consumidores. A continuación te decimos cómo puedes sacar ventaja de esta técnica.

Con la apertura de los medios digitales y el crecimiento exponencial de estas plataformas, la publicidad y el marketing se topan con nuevos retos; y aunque ya no estamos tan verdes en estos temas, la evolución sigue siendo constante y desafiante para quienes laboramos dentro del rubro de las comunicaciones.

La incógnita sigue siendo la misma, pero el reto es mayor: ¿Cómo llegamos a un público cambiante que además se encuentra constantemente expuesto y bombardeado por diferentes mensajes, de los cuales, la mayoría ‘pasan sin ver’?… Como dice David Geisen: “Si tienes algo valioso que entregarle al mercado, necesitas encontrar la forma adecuada para que reditúe en ventas”.

Bueno, pues es en este contexto donde se presenta esta nueva ciencia, que viene a darle un giro de 180º al marketing tradicional: el Neuromarketing. Y aunque es un término que se ha estado escuchando en los últimos años, aún no ha sido una ciencia debidamente explotada.

A grandes rasgos y para quienes no están familiarizados con este tema, el neuromarketing se encarga de la aplicación de técnicas de las neurociencias en el ramo de la mercadotecnia. Analiza los niveles de atención y emoción en diferentes áreas del cerebro, así como los estímulos percibidos de manera consciente y subconsciente; midiendo, por ejemplo, la actividad cerebral y ritmo cardiaco. En otras palabras, es una forma especializada de hacer investigación de mercados y conocer el comportamiento de nuestros consumidores.

¿De qué se trata la publicidad basada en el Neuromarketing?

Carlos Yerena, director de la agencia 702 Marketing, nos explica las ventajas de hacer publicidad ligada al neuromarketing y cómo saca provecho de ésta herramienta para la creación y desarrollo de campañas exitosas.

“En los últimos años, mucho se ha hablado sobre la importancia de realizar publicidad que emocione, anuncios que lleguen al corazón y nos ‘enchinen’ la piel. Se escuchan términos como el de ‘branding emocional’ y se hacen campañas que ataquen a los sentimientos. Finalmente, hoy en día, con la exposición publicitaria que tenemos, sólo aquel que logre tocarnos esa fibra sensible, obtendrá un espacio en nuestra mente. Es aquí donde el neuromarketing empieza a jugar un papel muy importante, ya que esta ciencia aprovecha que las personas somos un sistema kinestésico y saca ventaja atacando a los cinco sentidos y generando memorias vivas que a su vez, suscitan mayor recordación; abriéndose camino directo a la mente del consumidor”, comenta Carlos Yerena.

Vender experiencias, no productos

Se escucha fácil, pero ¿cómo podemos lograrlo? A pesar de que cada una de las audiencias a las que nos dirigimos son diferentes, todas cuentan con un común denominador: El proceso de compra.

De acuerdo con Gerald Zaltman, el 95% de las decisiones de compra no son racionales y más bien están impulsadas por nuestro inconsciente, pero ¿qué motiva a nuestro inconsciente a actuar? El neuromarketing se convierte en una gran herramienta ya que devela los insights que incluso, el propio consumidor no conoce de sí mismo. Así, esta ciencia nos ayuda en la creación de estrategias integrales de marketing y publicidad, y en el desarrollo de mensajes codificados de manera asertiva, generando ventas al subconsciente.